Página anterior
26

 

     
Página siguiente
Especial Eduardo Darnauchans
     
       
Las palabras entienden lo que pasa lo que pasó lo que pasará      
       
Marcos Ibarra      
       

Quien no entiende ni sabe cómo invocar esas palabras sabias, soy yo. Lo cierto es que cuando murió el Darno sufrí un anesteciamiento que trajo silencio a mi habla y a mi escucha; no he podido escuchar su música ni hablar (menos escribir) de manera interesante acerca de “mi Darno interior”. Por eso esta nota es vacía, no dirá nada nunca. No será como el Poemapara ser Grabado en un Disco de Fonógrafo, como el de Eduardo González Lanuza y que dijera el Darno allí, en “Sansueña”. Allí las palabras son sempiternas y reaparecen cada vez que alguien escucha el disco; allí la inmortalidad es patente y las palabras que alguien grabó, sobreviven al decidor de las mismas.

     
 En este espacio en que se supone debe ir mi nota, dejo un vacío que ni siquiera es elocuente, es vacío que proviene de un vaciamiento, así que no hay palabras. No es como el poema para el Ché de Salvador Puig, en que “las palabras no entienden lo que pasa”. Acá las palabras tienen clarito lo que pasa y por lo mismo, hacen molde. Se callan y beben en silencio y con sed.
   
       

¿Sabes que acaso te está hablando un muerto?

Eco callado soy que resucito
Única voz que se atigró en cien soles

No bronce o mármol, frágil cera aguarda
esta inmortalidad que estás oyendo

Voz que ya nadie dice
Luz de un sol extinguido que aún galopa en el tiempo

Bajo mis alas, trémulos,
se acurrucan minutos de otros días

Tu atención ya la he visto
y he de verla abierta en otros
Sois reflejos míos

Yo soy la realidad
Sombras vosotros
Que con ser sólo un aire estremecido,
yo he de vivir aún más que quien me dijo

Soy el claro prodigio sin misterio
Voz que se dice sola y para siempre

En vano sobre mí pondrán los hombres
leve silencio o densidad de olvido
Vendrá una mano y volaré de nuevo
Diré otra vez lo que te estoy diciendo.

 

Texto: Eduardo González Lanuza (Treinta i tantos poemas, 1932)
Voz: Eduardo Darnauchans

Asesor: Jorge Denevi

     

 

Página anterior
26
Página siguiente