Página anterior
30

 

     
Página siguiente
Especial Eduardo Darnauchans
     
       
No dar cantos dylaneanos      
       

Omar Tagore

     
       
Quiero deberte una canción, trovador,
sin merecer adeudarte nada serio
más que este arduo paraguas contra el dolor
que una noche olvidaste en el presbiterio.

Una corte de energúmenos y mirlos
desvariaba detrás, camino a la torre
te ibas con aguacero y sin oírlos
-vendrás un día que Olvido no te ahorre-

Y volví al árbol con tu oscura herramienta,
en medio del desastre, el aire del sur,
delirio clus que la brisa amarga inventa
para un solista que termina su tour.

Una vez me creí un suicida en salud
Y sin amor ni trabajo ni asideros
vi en mi sombrero caer todo el alud
rima cara era ataúd y no en dineros.

Vez en que lloré, borracho y en guerra,
en la cama que una vez durmió Belchior.
Nene de mamá con mamá bajo tierra
fui esa madrugada en casa de il miglior.

Quiero dejarte esta canción, trovador,
y aunque de mí ni te acuerdes la deslizo
en la ranura de tu razón de amor
por aquel Lautréamont que mi hambre deshizo.
 
 
       

Pienso en un hangar sefar-etrusco-búdico
poblado de gauchos droguetas y Alicias,
un Dante escénico y un príncipe lúdico
y las sombras del Jardín de las Delicias,

donde irán los hombres de ningún lugar,
la noche de Antoine olvidada, el desvelo,
los celos de una Melusina de Bar,
Cthulhu y la caja de especias del subsuelo,

el abandono en Donovan, el alcohol,
el valium, Cuñapirú, el humo hecho ideas,
los estruendos de gallinas en Si bemol,
lugar donde encallan lápidas hebreas.

Quería debértela, buen trovador,
si bien para que la oigas es muy tarde;
por eso en un sobre la arrimo al albor

con los ojos cerrados del gran cobarde.
   
       
Escuchar canción      
http://www.myspace.com/otagore      

 

Página anterior
30
Página siguiente