Página anterior
41

 

     
Página siguiente
Especial Eduardo Darnauchans
     
       

Los discos del abuelo

Eduardo Darnauchans – Canción de muchacho (1972)

   
Marcos Ibarra      
       

Primer disco LP del Darno. Grabado, como toda su producción, en Sondor, con Hugo Manzini como responsable. Las fotos de tapa y contratapa son de Leonardo Librán. Carlos Da Silveira, Santiago y Mario Poggi (integrantes del legendario grupo El Sindykato),  y Alberto Macadar son los músicos que participan. El disco está presentado por Carlos Alberto Martins y por Washington Benavídes. Los textos son de Jorge Luis Borges, Líber Falco, Mario Benedetti, Víctor Cunha, Washington Benavídes y Eduardo Darnauchans.

La foto blanco y negro de la tapa ya nos muestra un joven de barba, boina y corbata; un estilo bien representativo de la izquierda latinoamericana de la época, rastros estéticos de la revolución cubana. Tiene bastante que ver esa foto con Bob Dylan o Donovan. Es decir, desde la tapa uno ya advierte que el contenido del disco no será el folklore panfletario o contestatario que tuvo bastante auge en esos años. En efecto, el disco tiene que ver más con el género dylaniano en el sentido que recoge las tradiciones folklóricas regionales, pero las expresa con un estilo baladístico. Desde el sonido de las guitarras o el piano, hasta la delicadísima, casi demasiado refinada voz de Eduardo Darnauchans. Voz de músico culto, voz de un joven trabajador del sonido, de la pronunciación, de la dicción. Voz e instrumento que es la que, en realidad, sustenta las canciones. Los textos luego, se ennovian con esa calidad vocal y son proyectados en canciones eficaces, hermosas y representativas de la casta de canciones de los músicos geniales.

     
       

Era la época de The Beatles (para resumir en ellos al movimiento beat), y el Darno, Carlitos o Víctor, sabían bastante de esa música. Sin embargo, también sabían de la confección de la música en general, y por ello jamás cayeron en la imitación de los estilos, sino en el reconocimiento de los mismos a partir de una elaboración personal-auténtica. Tal vez por ello, en su comentario de contratapa, el “Bocha” Benavídes lo compara con acierto con Leonardo Da Vinci.
En el Festival de la Canción Joven en Tacuarembó, 1970, Eduardo Darnauchans había ganado un Tabaré a la mejor voz. Y este disco trae el repertorio de esa época y por elección (justa por cierto) de la producción. Porque ya en 1972 el Darno tenía otro repertorio, acaso Canción por la España obrera texto de Líber Falco, sea el “puente” entre un repertorio y otro.

La edición en CD de este disco junto al siguiente,  “Las quemas”, estuvo a cargo de la colección de Posdata en 1998 (“30 años de música uruguaya”). Ese CD estaba en la categoría “Los pioneros del beat” y el responsable por Posdata para la misma, fue Fidel Sclavo, nombre asociado al Darno ya que fuera ilustrador de muchas de las carátulas de sus discos. En esa edición de CD no figuran los comentarios de Martins ni de Benavídes que están en el disco original de pasta.

Desde Milonga de Manuel Flores hasta Canción para nosotros el disco es un recreo para el alma.
   

 

Página anterior
41
Página siguiente