Página anterior
11
Página siguiente
La poesía en el Living      
Guillermo Baltar      
       
La difusión oral y performática de la poesía      
       
       

En las últimas décadas en nuestra capital se han desarrollado y con distintas repercusiones diferentes ciclos que han servido para divulgar la poesía en sus más diversas manifestaciones, entre otros, recordamos el exitoso ciclo de “Caramelos&Pimientos”, las “Jornadas Lunáticas” que alguna vez se desarrollaron en el Cabildo de Montevideo, los ciclos realizados en el Café de la Pausa, otros que han logrado cierta continuidad en el tiempo como la Ronda de Poetas, hasta los más recientes que se llevaron acabo en el Café La Diaria (Jornadas Beatneaks) o los ciclos de lectura y música en la Lupa Libros y la experiencia de ZonaPoema organizado por Rosanna Malaneschii y Elbia Fernández. Sin dudas que todos estos eventos surgen a raíz de quién fuera la precursora de la difusión de la poesía, la recordada Nancy Bacelo a través de su Feria del Libro y Grabados.

En los últimos dos años se viene realizando el ciclo SHHH (invitación al silencio para ser escuchado) realizado por la COMPROPER en el pub el Living, que por su calidad y diversidad, llamó la atención del público y de los artistas.

   
       
Martín Ubillos, uno de sus responsables, nos habla sobre esto      
       
1. Contáme sobre los inicios del ciclo de poesía en el Living y como les surgió la idea y también sobre lo que es COMPROPER

El ciclo nace como una extensión de lo que ya veníamos haciendo como colectivo COM.PRO.PER. (Comisión Pro Pérdida), que básicamente eran y son, ya que seguimos en pie de guerra, encuentros caseros para la muestra de música y poesía de autor. Lo cierto es que este colectivo nace de manera espontánea, allá por noviembre del 2008 cuando comenzamos a  organizar lecturas y presentaciones de músicos en espacios alternativos, primero en un living del cual sacamos todos los muebles, luego en una islita del Parque Rodó, azoteas y más que nada en lo que pasó a ser casi como nuestra sede social, que es la Casa de Isla de Flores, donde vivíamos tres integrantes del colectivo: Diego Parodi, Federico Baccino y yo.

   
       

Queríamos tener una opción distinta al momento de leer nuestros poemas, tocar nuestras canciones acompañados por nuestros amigos que también lo hacían, sumado a la gente que si bien no escribía se acercó interesada en la propuesta (algunos de ellos resultaron ser escritores más adelante). La premisa número uno siempre fue: “textos y música de autor”. Creemos que es vital empujar al artista a compartir su obra, antes que reproducir la de otro. El valor que cobra la obra cuando es interpretada por su creador no tiene igual y lo que artista recoge al hacerlo tampoco, es algo que aprendí en carne propia. La segunda premisa es: “invitemos con lo que podamos, que se sientan como en casa”, creo que esto también es otra punta importante de estos espacios, los cuales yo considero actos artísticos.

   
       

A la fecha hemos realizado 15 COMPROPER. A una de esas reuniones asistió un amigo, Matías Pizzolanti, quién se encargaba de la agenda del Living y nos propuso realizar una versión de lo que ya hacíamos pero en formato de ciclo y en el boliche. La idea nos gustó, entre otras razones porque es nuestro bar de cabecera, así que trasladamos todo lo que se pudo de la propuesta original a esta nueva que llamamos SHHH, a la par que seguimos organizando nuestras COMPROPER, ya que si bien son propuestas hermanas no son la misma.

Intentamos ser buenos anfitriones, “dueños de casa”, y al igual que en las COMPROPER, Diego Parodi se encargó de ser el chef del equipo. Cocinó  galletas, scones, pionono y mil delicias más para compartir en forma gratuita con los asistentes de cada fecha de SHHH. Ese fue uno de los tantos aportes que realizamos a “pérdida” y a favor de cambiar la propuesta clásica de que hay que pagar todo.
   
       

El colectivo es integrado por unos cuantos amigos más y por todos aquellos que en forma desinteresada hayan aportado algo al mismo.  El ciclo SHHH lo llevamos adelante entre Diego Parodi, Diego Clavijo (hematoma) y yo.

SHHH – 2010 tiene su punto de inicio el 21 de abril de ese año, ese fue nuestro primer capítulo. Era el primer domingo posterior a la semana de turismo, esperamos que todos volvieran de la playa para comenzar con lo que sería todo un año de poesía y música. Nos tomamos muy seriamente el ciclo y desde el comienzo supimos que íbamos llegar hasta fin de año con el mismo, aún cuando no teníamos la seguridad de los bolicheros del Living que aceptaron el proyecto con entusiasmo y dudas.

Quienes nos cargamos el proyecto al hombro nos lo tomamos con la misma responsabilidad que uno asume con cualquier otro trabajo con los que uno paga las cuentas de luz y el alquiler, digo esto porque durante todo el ciclo 2010 nos lo tomamos como un proyecto a “pérdida”,  nuestro objetivo económico era nulo, nuestra paga sería  el placer de hacerlo bien. Ese fue uno de nuestros grandes éxitos al cerrar el año. Desde la partida el ciclo funcionó en forma ininterrumpida todos los domingos, en el mismo lugar, a la misma hora, con entrada libre.

   
       

Por fin de año tuvimos nuestra COMPROPER número 15. Luego de estar casi un año sin hacer una hemos reincidido. Lo bueno de este espacio es que no tenemos ninguna obligación de agenda, podemos hacer una por semana o una por año, como nos nazca, como se dé, lo importante es hacerlas cuando se pueda y con lo que se pueda. “Si asisten más de 4 personas ya es un éxito” fue lo que siempre dijimos viendo que éramos cuatro gatos locos los que la organizamos. Pero la historia fue muy distinta, haciendo una convocatoria personalizada, sin publicar en redes, creo que nunca tuvimos menos de treinta personas en casa y recuerdo bien una noche en que seguro había más de sesenta.

SHHH 2011 tuvo lugar en Paysandú,  el 2 y 3 de setiembre. Aprovechamos que allí se realizaba un encuentro nacional de escritores y editores y por fuera del mismo, la COMPROPER citó a todos a compartir su obra en un boliche de la ciudad especialmente preparado para la ocasión. El resultado fue increíble, más de cuarenta personas, en su mayoría escritores, de todo el país, que después de cenar se trasladaron como en una excursión algo así como 30 cuadras hasta “Mc Neill” para recitar y compartir un trago, algo que no estaba en la agenda de quienes organizaron el encuentro. Sin amplificación, cada uno desde su silla, pidiendo permiso, para luego presentarse al estilo “Oscar Gómez, de Rocha”  y dejar su obra.

2. ¿Que valoración le das sobre lo realizado?

Teniendo en cuenta nuestros objetivos, la escases de recursos, sumado a la cantidad de artistas que pasaron (más de 120), viendo que tuvimos  noches con el Living a tope con gente en la puerta sin poder entrar para escuchar, a la par que existieron otras con no menos de veinte o treinta escuchas haciendo un silencio casi funeral para disfrutar, más lo que la gente nos ha dicho, me animo a decir que: sin dudas SHHH 2010 fue un éxito. Cumplimos con todas nuestras expectativas, una de ellas era estar presentes en forma ininterrumpida durante todos los domingos del año, sin importar qué suceda, un total de  XXXIX (treinta y nueve) capítulos, más los dos realizados en Paysandú. Gran parte de nuestro éxito fue, como lo adelanta el nombre, defender el valor del silencio, que se traduce en respeto por el artista que comparte su obra y por el espectador que quiere escuchar. Eso es vital cuando se trata de compartir poesía y música, el resto es ruido.

   
       

3. Dame una visión personal sobre la poesía nacional e internacional en la actualidad y un poco sobre tus gustos personales.

Acá es donde más me cuesta opinar, porque no es fácil dar una opinión sobre algo tan inabarcable. Puedo hablar desde el lugar que me tocó ocupar, gracias a la suerte que tuve de escuchar y leer a muchos escritores y de tener que investigar un poco para llegar a ellos. La poesía no es más que otra expresión del arte y de lo que al hombre le pasa. Y cómo siente o se expresa es casi tan variado como personas haya. Me alegra ver que en lo que respecta a la creación poética no reina un solo discurso, eso es vital para que pueda sobrevivir cualquier arte. De las diferencias se fortalecen los opuestos y gracias a ellas también nacen las nuevas propuestas ya sea como resumen o contrapropuesta.    

Mis gustos personales van por el lado de la poesía más POP (al menos así la entiendo yo), me refiero a la poesía desprovista de arreglos, formalismos, temas y posturas. Algunos de mis escritores favoritos pertenecen  a la generación del 45, otros tantos me los ha presentado la vida y han pasado por SHHH.

Poetas internacionales… conozco poco, lo básico, lo clásico, es que hay mucho por leer por estos barrios que no da el tiempo de explorar más allá, quizás por deformación profesional, en mi afán de buscar para mostrar. Le doy mucho valor al poema presentado por su creador, y eso no hay otro forma que buscarlo en la vuelta.

4. En alguna oportunidad hablamos sobre la falta de difusión que el ciclo ha tenido en los medios de comunicación. Decime lo que te parezca al respecto.

5. Y también podes hablarnos sobre el nuevo ciclo de SHHH….

           
En realidad aquella conversación fue más sobre que los recitales de poesía tenían “poca” difusión, o un total desinterés de los medios, ya me han dicho personas responsables de contenidos que la poesía no forma parte de la agenda, y eso está más que claro, aunque no entiendo por qué. Mi reclamo es para ellos, para estas personas que son responsables de decir qué entra y qué no en los intereses de la gente.  Posiblemente ellos nunca imaginaron que 80 personas podían citarse un domingo a la noche a escuchar poesía en un boliche de la ciudad. Difícil de imaginar, comprendo, pero real. La gente tiene mucha más ganas de poesía de lo que podemos pensar. Claro está que no todas las noches fueron así y no por ello fueron menos importantes, todos los capítulos son de igual importancia en lo que fue este libro musicalizado o ciclo de SHHH 2010. Darle la espalda a los recitales de poesía es como callar a los poetas, condenarlos a las librerías en el mejor de los casos y muchas veces a quedarse con sus poemas en la compu o en papel por no tener plata para imprimir. Además de esto, yo pregunto: ¿es lo mismo un poema leído por cualquiera que el mismo recitado por el poeta que lo escribió? Creo que la respuesta es obvia.   

Nuestro ciclo ha tenido cierta difusión, creo que la suficiente para los esfuerzos que le pudimos dedicar a esta área. Gestionar de manera profesional un espacio como SHHH exige mucho esfuerzo, tiempo y algo de plata. Todos estos son recursos limitados, en especial cuando tenemos la obligación de atender otros kioscos para pagar cuentas y demás. A pesar de esto nunca quisimos ahorrar esfuerzos y nos preocupamos en que cada capítulo tuviera los ingredientes principales: una buena propuesta artística, diseño y comunicación, un espacio equipado para la ocasión y por sobre todo silencio (SHHH!).

El 2011 fue un año de balance, ahorro de energías y diseño de ideas.

El 2012 de seguro traerá nuevas propuestas de SHHH.
   
Página anterior
11
Página siguiente